EUGENIO OCAÑA  
   
PUBLICACIONES TEXTOS

 

Eugenio Ocaña, imagenes para un expectador expectante.

Las composiciones pictóricas de Eugenio Ocaña parecen dotadas de movimiento interior. A diferencia de la naturaleza inerme de los bodegones clásicos, ante los de Ocaña sentimos al contemplarlos que acabamos de perdernos algo. Quizás fue sólo un viraje lumínico o una ráfaga de aire, pero nuestros sentidos acusan el cambio, como si experimentaran lo infraordinario.

La bolsa de plástico que baila alrededor de la botella, la leve oscilación de la tetera, estudiadas veladuras y sugerentes sombreados, todo ello en pacto secreto para poner en alerta nuestra capacidad de interrogar a lo nimio.

En sus retratos se acentúa ese pálpito de que el nudo de la trama ha quedado fuera de nuestro campo de visión, sobre todo en las serie de rostros en los que hace mella el miedo, la perplejidad, la melancolía o la vacilación, pero también la pura concupiscencia. Estudios de temperamentos desfilan cuál alegorías modernas de los humores: el rímel corrido en ojos llorosos; la incertidumbre que se lee en los ojos de la joven con rastas y piercings; el agua cayendo sobre pieles turgentes de mujeres con nombres de ninfas fluviales… Unas se repliegan en sí mismas, otras excitan al amante mostrándose voluptuosas.

Sin embargo, prevalecen las actitudes replegadas, ensimismadas. El virtuosismo pictórico y la indagación psíquica logran acercar esas figuras hasta nuestra esfera íntima, pero un cristal invisible se interpone entre ellas y nosotros, volviéndose inaudibles sus voces, inaccesibles sus pensamientos.

Anna Adell (Setdart Subastas)

 

Catálogo exposición ELLAS de Eugenio Ocaña.

© 2013 Eugenio Ocaña   esp eng